¿Cuándo deberías intentar extirpar un mioma uterino?

Un mioma uterino o también conocido por la multitud como tumor benigno en el útero, frecuentemente causan dolor en la pelvis, hinchazón e incremento del volumen en el ciclo menstrual.

Ligado a su ubicación exacta, producen inhabilidad de resistir las ganas de orinar o inconvenientes para erradicar la necesidad de evacuar, además puede traer consigo la infertilidad.

Los doctores indican que se debe mantener un seguimiento adecuado, ya que no todos requieren ser extirpados quirúrgicamente, solo en casos especiales.

Síntomas más frecuentes de los miomas uterinos

  • Menorragia en el flujo menstrual.
  • Alteración en el ciclo menstrual (sangrado irregular).
  • Aflicción en la pelvis.
  • Si llega a obtener proporciones de gran envergadura, ella puede notar hinchazón en la parte baja de la pelvis.
  • Considerando la localización del mioma, puede generar inhabilidad de soportar por largos periodos de tiempo la necesidad de orinar y problemas para desechar las excreciones.
  • Un útero que posee miomas benignos, no puede comprimir el recto y la vejiga.

¿Cómo se diagnostican los miomas uterinos?

El proceso de diagnóstico se ejecuta mediante una prueba ginecológica, con el que es posible descubrir un útero con nudosidades anormales.

Durante el control ginecológico se ejecuta una ecografía por el interior de la vagina que permite la visualización clara del útero. Adicional, se recomienda realizar una resonancia magnética para una vista más precisa.

Los expertos indican que un mioma uterino no provoca síntomas ni presenta crecimientos graduales, por lo que se recomienda un control regular.

Dependiendo del caso de la paciente, el tamaño y número de miomas se puede ejecutar una extracción total (histerectomía) o conservación parcial del útero, evitando la imposibilidad de quedar embarazada.

Tratamiento y cirugía para los miomas uterinos

Existen procedimientos eficaces para la disminución de la proporción de un mioma uterino y del sangrado descontrolado de esto, se recalca que la finalidad primordial es la intervención quirúrgica para preservar el útero.

Dados los síntomas de la paciente en cuestión o si se está en gestación, se realizará la cirugía para evitar que los miomas interfieran con la finalización del embarazo.

Estadísticamente, 4 de cada 10 mujeres sufre de miomas en el útero los cuales son tumores benignos que no en todos los casos es necesario extirparlos pero considerando ciertos síntomas y la recomendación estricta de un especialista en el área de ginecología, se deberá proceder a la extracción quirúrgica del útero.   

Ahora que sabes todo esto ¿conoce a alguien que padezca o lo que lo haya padecido? Sí es así ¡cuéntanos su experiencia en los comentarios!