¿Por qué pensamos que las brujas vuelan en escobas?

Sí somos honestos, hoy por hoy conocemos a las brujas como personas que son capaces de hacer amarres de amor muy fuertes, pero durante décadas fueron mujeres ancianas, deformes, malas, con muchas verrugas y que además volaban en escobas.

Esto se debe mucho a las novelas de fantasía, a las películas y a la televisión, pero si quieres descubrir por qué las brujas vuelan en escobas, a continuación, te lo vamos a explicar a detalle.

¿Por qué las llamaban brujas en primer lugar?

Para poder entender este contexto debes remontarte al siglo XIV, donde en esa época se solía acusar a las mujeres de brujería, pero la realidad era que los médicos que las acusaron sólo estaban desconcertados porque estas mujeres lograban realizar brebajes que curaban dolencias.

Por tanto, comenzaron a ser relacionadas con los demonios, sobre todo por aquellos médicos y monjes afectos a la iglesia católica.

Sin embargo, la realidad es que estas personas que eran tildadas de brujas lo que hacían era realizan experimentos con plantas medicinales para aliviar dolencias, pero dado que también buscaban el significado de la vida en la naturaleza y no en la religión, la iglesia centró su atención en ellas.

Sobre todo, cuando consiguieron plantas que tenían efectos nada medicinales, pero sí muy placenteros.

¿Cuándo aparecieron las escobas?

En realidad, es bastante curioso, pues muchas de estas mujeres encontraron plantas alucinógenas, que les producían visiones y sensaciones placenteras al estar bajo su efecto, lo que las llevo a experimentar frecuentemente con ellas.

El problema era que al consumirlas aparecían ciertos efectos secundarios, como vómitos o náuseas. Esto llevó a que las mujeres experimentaran nuevas formas de consumir dichas plantas y, además, de potenciar su efecto.

En poco tiempo, comenzaron a emplear un ungüento de las mismas y aplicarlas en los genitales con la mano, pero rápidamente lo reemplazaron por un palo de escoba para poder frotarle durante más tiempo en sus áreas intimas sin tener salpullido en las manos.

Partiendo de todo lo anterior, entendemos que de ahí a verlas volar en escobas sólo fue cuestión de una metáfora literaria, pues ya estaban volando con el palo de escoba untado en plantas alucinógenas ¿impresionante no?

Teniendo todo lo anterior presente ¿no te parece increíble cómo se pasó de un ungüento a todo un mito de que las brujas vuelan en escobas en medio de la noche?