Como cuidar de un esguince de tobillo

Los esguinces de tobillo son lesiones que se presentan comúnmente en los deportes, pero también en la vida diaria por cualquier accidente. Para recibir el mejor tratamiento lo mejor será visitar tu fisio en valdepeñas, porque allí encontrarás a los mejores profesionales en fisioterapia para que te ayuden con tu recuperación.

Sin embargo, puede que no sepas los cuidados básicos que debes tener cuando tienes un esguince de tobillo. Por este motivo, hoy vamos a hablar de estos cuidados, para que puedas tener una recuperación satisfactoria y lo más rápida posible.

Consejos para el cuidado un esguince de tobillo

Cuidar un esguince de tobillo es realmente sencillo, siempre que sigas algunas recomendaciones de los profesionales de la salud:

Reposo

El reposo será clave para que puedas recuperarte rápidamente de un esguince de tobillo, porque debes ayudará a desinflamar la zona afectada. Por este motivo, es fundamental que evites las actividades que provocan dolor, hinchazón o molestia, y limitar los movimientos del tobillo para que no se inflame más.

Crioterapia

Esto ayudará a que puedas disminuir rápidamente la inflamación, y es vital durante las primeras 72 horas desde que se produce la lesión. Consiste en aplicar compresas de hielo o sumergir la extremidad afectada en agua helada por períodos de 15 a 20 minutos.

Este proceso se debe repetir cada 2 o 3 horas mientras que estés despierto, y ayudará en gran medida a que se reduzca la inflamación de la articulación. Este proceso es más efectivo cuando la lesión se ha producido muy recientemente.

Compresión

Esto será básico, porque puedes hacer un vendaje de compresión para asegurarte de que tendrás el mejor resultado. Para ello debes utilizar una venda elástica que te permita realizar un vendaje de una forma realmente sencilla y rápida.

El vendaje se realiza desde la parte más lejana del corazón hacia arriba, y la idea es limitar los movimientos de la articulación. Además, por efecto de la compresión podrás disminuir rápidamente la inflamación de la articulación.

Elevación

Gracias a la elevación podrás asegurarte de que se puedan drenar mucho más fácilmente los líquidos responsables del proceso de inflamación. Por este motivo, se aconseja elevar la pierna afectada para que se puedan conseguir un mejor drenaje.

Esto lo puedes hacer tumbado en la cama y debes asegurarte de que la pierna quede por encima del nivel del corazón. Así, podrás asegurarte de que se reduzca la inflamación y podrás recuperarte más rápidamente.